La Tierra pide auxilio

Publicado en por B.A.I.



Los cambios climáticos acelerados por la actividad huma- na, la escasez de agua y otros recursos naturales, la destrucción de los hábitat naturales y el avance de la desertificación, así como la pérdida de la tierra arable y la contaminación generalizada, ponen en peligro nuestro planeta.

El próximo 22 de abril se celebrará el Día Mundial de la Tierra. Esta fecha la instauró la Organización de Naciones Unidas en 1970, con el objetivo de recordar los problemas que afectan al planeta y promover acciones que busquen un desarrollo sostenible.

Los grupos ecologistas lo utilizan como ocasión para evaluar los problemas medioambientales de la Tierra: la contaminación del aire, agua y suelos, la destrucción de ecosistemas, los cientos de miles de plantas y especies animales diezmadas, y el agotamiento de recursos no renovables.

Avisos de alerta

La desaparición de lagos y el desprendimiento de bloques de hielo en los polos son algunos avisos de que algo está pasando.

Muchos científicos y organismos internacionales coinciden en que estos fenómenos son consecuencia del cambio climático.

Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades, núcleos poblacionales donde se consume en gran medida los recursos naturales del globo terráqueo y se genera la mayor parte de los residuos y contaminantes que se devuelven a la naturaleza.

La sequía y la contaminación son otros de los problemas que se suman al deterioro ambiental, y que también afecta la vida sobre la Tierra.

Hace 38 años nació en EE. UU. un movimiento que tenía como propósito promover un ambiente saludable y sustentable, pero transcurridas más de tres décadas la lucha por proteger al planeta muestra que poco se ha hecho.

Un estudio reciente, efectuado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el Fondo Mundial para la Naturaleza y el Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación, demuestra cómo en los últimos 30 años cerca del 30 por ciento de las regiones naturales del globo terráqueo se han venido deteriorando en forma alarmante, período durante el cual se ha incrementado la presión humana sobre los recursos de la Tierra, y el ambiente ha sido afectado en 50 por ciento.

Destrucción de bosques

Según los análisis, cada segundo media hectárea de bosque es destruida, mientras las emisiones globales de dióxido de carbono sumaron a finales de 1990 unos 25 mil millones de toneladas, casi doblada la cantidad que se registró en 1950. Como consecuencia, más de cuatro mil millones de seres humanos carecen de agua.

A todo esto se debe agregar el efecto que ha tenido el acelerado crecimiento poblacional, que alcanza más de seis mil millones de personas que demandan espacio, comida y energía, con la correspondiente generación de residuos de todo tipo, incluidos algunos altamente contaminantes.

Fuente

www.prensalibre.com.gt

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post